Filosofía

bruecke

Sus encargos de traducción: ¿están en buenas manos?

¿Necesita una traducción de un texto técnico al alemán para una oferta de licitación?

¿Quiere presentar sus productos o servicios en alemán o inglés?

¿Necesita una traducción en poco tiempo y a la vez de la mejor calidad posible?

Éstas son tres buenas razones que demuestran claramente por qué es recomendable trabajar con traductores profesionales.

La traducción profesional se basa en:

  • Experiencia en traducción y en los campos de especialidad ofrecidos
  • una formación universitaria en traducción
  • una formación continua de los conocimientos a través de cursos, seminarios, lecturas, etc.

Y, en mi opinión, también es importante que:

  • se disfrute del trabajo de la traducción y se haga con convicción.

¿Por qué ml-translations?

Detrás de ml-translations estoy yo: Matthias H. Lindner, traductor y empresario individual. Mi objetivo es dedicarme a las necesidades individuales de mis clientes, ya sean particularidades lingüísticas y técnicas relacionadas con su empresa o producto, o tengan que ver con el uso específico de la lengua en términos de género e inclusión, un aspecto que puede ser importante al solicitar contratos públicos en los países de habla alemana. De esta manera, puedo ofrecer a mis clientes un compromiso y proximidad que una agencia “anónima” no puede ofrecer. En cualquier caso, mi experiencia técnica en los campos de TI y de la telecomunicación es una garantía para mis clientes.

Las traducciones a las lenguas ofrecidas las hago yo mismo. Si mis clientes lo desean se pueden subcontratar partes de los proyectos, por ejemplo para encargos de gran tamaño o urgentes. Para este fin, colaboro con traductores de confianza que elijo desde mi red profesional, y así puedo asegurar que sean personas fiables y de gran calidad.

¿Una agencia de calidad o una agencia “barata”? Usted decide.

Sin duda alguna existen agencias de traducción buenas y fiables, pero en el mercado de los servicios lingüísticos en internet crece cada vez más el número de ofertas dudosas. A primera vista parecen impresionantes ofertas de servicios de agencias milagrosas: “Miles de traductores”, “cientos de especialidades” y “todas las combinaciones de idiomas”. Empresas como estas simplemente tienen que distribuir el trabajo a subcontratistas. Muchas veces se buscan subcontratistas para un solo proyecto a través de foros y plataformas de internet correspondientes. Los traductores presentan sus ofertas “a ciegas”, incluso sin haber visto el texto de origen. ¿Cuál es la consecuencia? Cuando un precio bajo es más importante que la capacidad lingüística y la competencia técnica, se disminuye la calidad de la traducción. El resultado es una reducción del estándar de calidad en detrimento de todos los interesados.

Considere esto: ¿Trabajaría de este modo en su especialidad o en su empresa? Muy improbable.

Tenga en cuenta: ¿Quiere ponerse en contacto fácilmente con el traductor y hablar con él en persona? Ya sea para que el traductor pueda formularle una pregunta o para que usted pueda introducir un cambio rápido, la accesibilidad mutua puede ser la clave del éxito de su texto. Las agencias, por otro lado, prohíben muchas veces el contacto directo entre el cliente y el traductor subcontratado en los contratos.

Usted decide: ¿Prefiere trabajar con un traductor fiable y profesional al que puede contactar, o se contenta con el juego de ping-pong con un “gestor de proyectos”?

Traductores diligentes: son los que trabajan independientemente para clientes directos, no a través de una agencia, y además le indican posibles problemas lingüísticos u otros puntos débiles de su texto de origen; es un servicio adicional que muchos traductores subcontratados no pueden o no quieren dar, simplemente por falta de tiempo o de motivación.

Garantía de calidad y “principio de los cuatro ojos”

Una traducción realizada por un profesional incluye la corrección del texto final (es decir, de la traducción acabada) por otro traductor para garantizar la calidad. Las normas de la traducción, la EN 15038 y la nueva ISO 17100, denominan a este paso el “principio de los cuatro ojos” o “revisión”. Los encargos de revisión los doy exclusivamente a traductores especializados en la materia y cuya lengua materna es la del texto de llegada.

Confidencialidad y protección de datos

La traducción es una cuestión de confianza. Para proteger la información y los datos relacionados con su negocio (contratos, patentes, etc.) se puede cerrar un acuerdo de confidencialidad entre nuestros colaboradores, usted y yo. Esto regula el uso de los textos y establece por escrito un deber de secreto profesional. La obligación de mantener este deber también se aplica a mis traductores asociados en caso de una posible subcontratación y para la revisión final del texto.